domingo, 14 de noviembre de 2010

De las piedras de Castrillo a la sal de San Fernando

El pasado 30 de octubre, ese maragato marinero que nos contaba su biografía hace un tiempo, se fue a navegar en una ruta infinita sin retorno. En el tiempo que duró la partida luchó con todas sus fuerzas y ganó algunas batallas, pero no consiguió vencer en la guerra y se nos fue una mañana después de despedirse de forma serena y con todo el cariño del mundo.

Ahora tendremos que aprender a vivir sin él; es muy doloroso saber que no volveremos a verlo, ni a escucharle las "batallitas" sobre su infancia y juventud en su querido pueblo de Castrillo. Él me enseñó el amor por la tierra y nunca le agradeceré lo suficiente todo lo que hizo por mí y todos los valores que me inculcó y que han quedado grabados en mí para siempre.

Su hermano, Fernando García, del que ya he publicado varios artículos en el blog, le ha dedicado un relato que en breve se publicará en El Faro. Gracias tío, es un homenaje precioso a este marinero maragato que nos estará cuidando a todos desde el cielo.


6 comentarios:

Tomás Castañeda dijo...

...Herminio, marinero del cielo....
¡qué bonito!

Javier Garcia da Cabo dijo...

Muy bonito de verdad... me he emocionado, siempre tendre el recuerdo de todos los veranos en Castrillo que siempre se alegraba mucho de verme y demas... Guardo con mucho cariño esa foto que quiso sacarse conmigo un año el dia de la Magdalena aque yo estaba de maragato,
echare mucho de menos los veranos sin que me cuente sus historias de cuando fue mozo, la misa cantada por los hombre y entre ellos él que siempre decia: Yo canto muy mal pero me gusta mucho cantar!
No tengo palabras, se que siempre me apreciaste mucho y yo a ti tambien ¡ASTA SIEMPRE!

Anónimo dijo...

Acabo de añadir el feed a mis favoritos. Me gusta mucho leer sus mensajes.

myolanda dijo...

YOLANDA DICE
LO LEI EN EL FARO Y ME PARECIO EL MEJOR HOMENAJE QUE SE MERECIA SU HERMANO Y TU PADRE CARMELA.

Anónimo dijo...

Herminio.
Este verano cuando vuelva a Castrillo y esté sentado en la tertulia nocturna elevaré la mirada al cielo estrellado para mandarte un recuerdo.

Ramón

MARI CARMEN dijo...

Muchas gracias a todos por el cariño con el que habláis de mi padre. Hace tres meses y medio que se fue, pero todavía es como si estuviera entre nosotros.